Eliminando manchas difíciles

La rapidez en tratar las manchas es fundamental y para hacerlas desaparecer cada una requiere métodos particulares. Es habitual que, tras meter en la lavadora una prenda con una mancha, ésta siga en su sitio. Para que esto no ocurra hay que tratar la mancha antes de utilizar la lavadora. Muchas sustancias se introducen en el tejido de tal forma que, si no se trata de antemano, el rastro que dejan no sale con un simple lavado. Al respecto, los expertos aconsejan que se limpie cualquier cosa que caiga sobre las telas de inmediato, porque si se incrusta es más difícil de eliminar. Asimismo, advierten que no hay que frotar las manchas, sino absorber o rascar la sustancia derramada. No debe utilizarse agua caliente, porque “cuece” la sustancia y deja una marca permanente. También se asegura que es más fácil quitar la mancha por el revés y que debe limpiarse con movimientos circulares, desde el exterior hacia el centro. Primeros “auxilios” Si la sustancia es sólida, quítela con una espátula. Si le ha caído un producto ácido, ponga la prenda bajo la canilla. Después, pase una esponja empapada en agua fría con amoniaco o bicarbonato sódico. Ante una mancha de grasa aplique detergente líquido y raspe en el lugar, antes de lavar la prenda. Si se le ha derramado zumo de fruta o vino, eche sal para que absorba la sustancia. Si se trata de otros líquidos, séquelos con papel absorbente o límpielos con un trapo. Después, ponga la prenda a remojo en agua fría. Si cae líquido sobre una prenda no lavable, use polvo de talco para secarlos. Después limpie la mancha. Manchas biológicas Heces. Tras eliminar los depósitos sólidos, remoje la prenda en una solución de bórax (sal blanca compuesta de ácido bórico, sosa y agua de venta en droguerías) durante media hora. Luego lave con detergente. Orina. Aplique abundante sal para que la absorba. Después aclare en agua fría. Trate los restos con amoniaco. Aclare, aplique vinagre blanco y lave con detergente. Sangre. Lave en agua fría con un poco de sal. Si la sangre está seca, frote con un cepillo y ponga a remojo la prenda en una solución de agua fría con detergente biológico (jabón con enzimas que eliminan las manchas de proteínas, de venta también en droguerías) o agua oxigenada. Vómitos. Se quita aplicando un chorro de agua de sifón y limpiando con una esponja humedecida en una solución de bórax. Luego lave con detergente. Manchas de alimentos y bebidas Aceites vegetales. Empape la prenda y trátela con alcohol metílico y un poco de vinagre blanco. Elimine la mancha residual con varias aplicaciones de solvente para la limpieza en seco. Café o té. Se quitan remojando la prenda en agua tibia con detergente. Después trate la prenda con alcohol metílico. Utilice agua oxigenada diluida para las manchas residuales. El café con leche se elimina lavándolo en agua tibia con un detergente biológico. Cerveza. Deje la prenda a remojo en vinagre blanco y, si es necesario, en un detergente biológico. Aclare. Lave con agua muy caliente. Chicle. Meta la prenda en el congelador o frótela con cubitos de hielo hasta que se congele el chicle y se desprenda fácilmente. Trate los restos con alcohol metílico o con aguarrás. Huevo. Aclare la prenda en agua fría y después lávela con un detergente biológico. Remoje las manchas difíciles en agua oxigenada con cinco gotas de amoníaco. Salsa de tomate. Aclare en agua fría y remoje en detergente líquido. Si es necesario, trate con alcohol metílico. Cómo utilizar solventes y quitamanchas Use cantidades pequeñas; hágalo cerca de una ventana abierta y lejos del fuego; haga una prueba para ver si destiñe; no mezcle solventes; coloque un pañuelo de papel bajo la mancha para absorber la humedad y el solvente; empape un trapo en el producto y frote la mancha con movimientos circulares, desde el exterior de la mancha hacia dentro; aclare abundantemente y lave si la prenda lo permite. Si no, airéela bien o seque los restos con un secador de pelo, utilizando el mismo movimiento circular que para aplicarlo. NG-2 de julio de 2015