Pacientes protegidos

Las instalaciones hospitalarias exigen programas de limpieza de alto nivel profesional.  Los hospitales requieren de servicios de limpieza de extrema complejidad. De acuerdo a una investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, hay ciertas enfermedades que aumentan los riesgos “de contraer enfermedades causadas por los mismos microorganismos resistentes a ciertas drogas”. Un trabajo efectivo en el área hospitalaria a higienizar protege aún más a los pacientes más delicados. “Hay evidencia de que las superficies contaminadas en los hospitales son una fuente de transmisión de patógenos y reducir la contaminación ambiental a través de prácticas mejoradas de limpieza y desinfección deben reducir la adquisición de patógenos por parte de los pacientes desembocando en menos infecciones”. Las recomendaciones incluyen inspecciones visuales en las habitaciones una vez que se encuentren vacías. Las áreas de alto contacto, como manijas de puertas, llaves de luz, etc., deberán ser marcadas para saber que ya se limpiaron. Las superficies deberán verificarse como limpias a través del uso de estudios o pruebas de adenosín trifosfato que puedan orientar sobre los niveles de contaminación de las superficies. Según el estudio, “la limpieza o desinfección inadecuada de las superficies es usualmente resultado de unas prácticas inferiores de limpieza. En muchas instalaciones, solo cerca dl 50% de las superficies que deberían ser limpiadas están incluidas en la rutina de limpieza y desinfección” y recomendaron el uso de sistemas de vapor de peróxido de hidrógeno.  La mayor parte del reporte apuntó a la necesidad de limpieza efectiva, adecuada e higiénica. El rol que la limpieza juega en mantener a la gente sana debe ser enfatizado por los profesionales de la limpieza en hospitales y otras instalaciones.  29/04/2015 agp