A lavarse las manos

La Organización Mundial de la Salud festeja esta semana, los diez años del Programa “Una atención limpia es una atención más segura”, bajo la consigna “Salve vidas: límpiese las manos”. La iniciativa de limpieza de manos se lanzó el 5 de mayo de 2009, dentro del programa de la Seguridad del Paciente, con el objetivo de incrementar la toma de consciencia acerca de la importancia de la higiene de manos para reducir las infecciones asociadas a la atención sanitaria (IAAS), con la adhesión de 5.000 hospitales y centros de salud de 127 países. Desde entonces, la OMS se propuso que cada 5 de mayo sea una jornada mundial dedicada a esta campaña, para llamar la atención acerca de las mejoras en la práctica de higiene de manos. Según la OMS, una higiene de manos apropiada es uno de los métodos más simples y eficaces para disminuir las IAAS; pero el personal sanitario lo omite en 60% de las situaciones en las que es necesaria, por lo que la campaña “Salve vidas: límpiese las manos”, se inscribe en un esfuerzo para invertir esa costumbre. La OMS insistió en que “la higiene de las manos en la atención sanitaria ha salvado millones de vidas en los últimos años” y añadió que “es un indicador de calidad que destaca la seguridad de los sistemas de salud”. Tras enfatizar que “¡Existe tecnología de bajo costo para salvar vidas!”, con desinfectante a base de alcohol, y destacó que “incorporar momentos específicos para la higiene de las manos en el flujo de trabajo del personal sanitario facilita hacer lo correcto a cada minuto, a cada hora, cada día”. Es importante tener en cuenta los cinco momentos de la higiene de manos: antes del contacto con el paciente; antes de realizar una tarea antiséptica; después del riesgo de exposición a fluidos orgánicos; después del contacto con el paciente, y después del contacto con el entorno del paciente Para lavarse se deberá: frotar las manos entre sí; frotar la palma de la mano derecha con el dorso de la izquierda entrelazando los dedos y viceversa; frotar las palmas de las manos con los dedos entrelazados; frotar el dorso de una mano contra la palma de la mano opuesta agarrándose los dedos, y frotar con un movimiento de rotación el pulgar izquierdo atrapándolo con la mano derecha y viceversa.   07/05/2015 ep