UN LUGAR PARA LA BASURA

La ciudad de Buenos Aires tendrá un nuevo centro de tratamiento de residuos en la zona residencial de Saavedra.

El Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aprobó la ley que habilita la construcción de una planta de tratamiento de residuos en el barrio de Saavedra, para lo cual modificó el Distrito de Zonificación U34, desafectando el predio de la Comuna 12, para afectarlo al Distrito de Zonificación E4 – Equipamiento Especial “Higiene Urbana”, para instalar el Centro de separación de RSU Secos Semi-automatizado.
Además, incorpora una nueva definición en el Código de Planeamiento Urbano de la Ciudad de Buenos Aires, por el que “considera Centro de separación de RSU Secos Semi-Automatizado a aquél edificio e instalación que posea una línea automática o semi-automática completa para la recepción, separación y preparación de residuos sólidos urbanos secos provenientes de la recolección diferenciada, para su posterior utilización en el mercado secundario como insumo para nuevos procesos productivos”.
Por otra parte, se incorporan especificaciones respecto a la superficie mínima destinada a este uso, d “2.000 a 1.500 metros cuadrados siempre que la parcela permita el ingreso y egreso vehicular a calles diferentes”, con 80% de ocupación del suelo exceptuando a los playones de maniobras y estacionamientos descubiertos y “se establece la obligación de parquizar las áreas libres de instalaciones y edificios, incluyéndose los estacionamientos a cielo abierto”.
Se explicó que los residuos de las Comunas 12, 13, 14 y 15 deben ser trasladados a la Comuna 4, lo que “genera un costo económico alto” y se destacó que la tecnología a utilizar posibilitará una separación más rápida y eficiente de materiales secos sin olores ni ruidos, aunque aún está en trámite el estudio de impacto ambiental.
En el debate, se manifestó el apoyo a la demanda de los vecinos de mayor espacio verde, hubo críticas porque se empezaron las obras sin la previa aprobación legislativa y se advirtió que no habrá beneficios para los recicladores calificados como “trabajadores precarizados.

ep