PEOR QUE LAS GUERRAS

La contaminación ha generado tres veces más muertes que el sida, la tuberculosis y la malaria juntas y 15 más que las causadas por todas las guerras.

Según un informe publicado por la Comisión de la revista médica británica The Lancetsobre polución y salud, la contaminación constituye la causa ambiental más importante de enfermedad y muerte prematura en el mundo, tres veces más que las peores epidemias y 15 más que las guerras y hechos de violencia combinados.
En 2015 provocó el deceso de nueve millones de personas, 16% del total de defunciones de ese año. Para el epidemiólogo y pediatra de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai de Nueva York (EE UU), Philip Landrigan, director de esa comisión, la contaminación es uno de los mayores retos de la era del antropoceno, que es la actual era geológica, modelada por las actividades humanas.
La contaminación, subrayó, pone en peligro la estabilidad de los sistemas ecológicos que sustentan la Tierra y amenaza la supervivencia de las sociedades humanas. “A pesar de sus efectos de largo alcance sobre la salud, la economía y el medio ambiente, la contaminación no ha sido tenida en cuenta ni en las agendas de salud mundial ni en la ayuda internacional”, concluyó el informe.
La polución atmosférica causa la muerte de una manera desproporcionadamente mayor entre los pobres y vulnerables. Cerca del 92% de esos decesos se producen en los países de ingresos bajos y medianos. En general, las enfermedades que provoca tienen su máxima prevalencia en los grupos minoritarios y en los individuos marginados.
Entre ellos, los niños son una de las poblaciones de mayor riesgo, porque “incluso exposiciones a dosis extremadamente bajas de contaminantes durante los periodos de especial vulnerabilidad en la vida intrauterina y la primera infancia puede conducir a la enfermedad, invalidez y muerte en la infancia o a lo largo de toda la vida”, señaló el estudio.
Según el informe, la contaminación pone en peligro la salud planetaria, destruye ecosistemas y está íntimamente relacionada con el cambio climático mundial: “La quema de combustibles es la causa de un 85% de la contaminación por partículas transportadas por el aire y de casi toda la contaminación por óxidos de azufre y nitrógeno y gases de efecto invernadero y contaminantes que conducen al cambio climático”, aseguró.
Los mayores agentes emisores son los vehículos que utilizan carburantes derivados del petróleo, las centrales eléctricas, las plantas químicas, la minería y la deforestación.

11 de enero de 2018 – ep