A MEDIDA DE LAS EXIGENCIAS

Nicolás Portela, CEO de Sutter Argentina, destacó las innovaciones de una marca que interpretó a tiempo las nuevas necesidades de los consumidores.

La apuesta de Sutter con nuevas alternativas para el mercado implica inversiones y generación de trabajo.


Sutter tiene una larga trayectoria como fabricante de productos químicos y es un especialista en tratamiento, limpieza y desinfección de superficies. Con una gran oferta de artículos profesionales, específicos, concentrados y de muy alta calidad, no baja la guardia y apuesta de forma constante al mercado argentino con novedades.
Nicolás Portela, CEO de Sutter Argentina, explicó a InfoClean que desde el comienzo de la pandemia “el consumidor general tuvo como un curso acelerado de higiene, limpieza y desinfección”.
Por esa razón, los distribuidores de la marca comenzaron a vender los productos profesionales al público en general, haciendo plataformas de e-commerce o abriendo locales exclusivos. En principio, el usuario fue probando los distintos elementos, ya que eran desconocidos para clientes de hogares y comercios chicos. Hoy, según el directivo, el resultado es muy positivo.
Portela explicó que como las presentaciones de Sutter Argentina eran sólo en bidones de cinco litros, significaba un desembolso de dinero mayor para el consumidor. “Entonces, hicimos presentaciones nuevas de un litro”, afirmó.
A su vez, aclaró que la compañía no está presente en el consumo masivo del país, “sino que el objetivo es que el cliente más pequeño pueda tener acceso a un producto profesional con un desembolso de dinero justo. La venta siempre es a través de los distribuidores”.

Uno por uno
Entre los productos a disposición, se destacan el Onda (es el tercer artículo de cinco litros más vendido en la Argentina). Es un limpiador para diluir, desinfectante y desodorizante concentrado para todo tipo de superficies. También está el SF 210, un desengrasante alcalino, listo para usar, que disuelve grasas generadas en hornos y parrillas.
Otros de los productos es Flower, un limpiador hidroalcohólico para diluir con fragancias para todo tipo de superficie de pisos. “Seca rápido por el alcohol y tiene un brillo propio. Forma parte de una línea de productos que se llama Zero, que está fabricado con materias primas cien por cien de origen vegetal. Es biodegradable y no tiene ningún tipo de contraindicación para su manipulación”, dijo Portela.
Clorogel es una lavandina en gel, desinfectante, a base de cloro, que tiene un gran poder limpiador y blanqueador. Está listo para usar y posee una dilución del 1% a puro.
Por último, figura Deter 3, que la compañía lanzó esta semana. Se trata de un detergente lavavajillas, para lavado manual. El empresario señaló que “es un producto súper concentrado, con gran capacidad de remoción de grasa y aceites”. Tiene una dilución de 0,4% al 3%.
Además, el Deter 3 está aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) y cuenta con el visto bueno del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).
Teniendo en cuenta las necesidades del mercado, Sutter Argentina innovó en estos artículos, como en los bidones de cinco litros, colocando un código QR que le permite al usuario acceder a la ficha técnica y a la hoja de seguridad del producto. De esta manera, explicó Portela, “lo que buscamos es que quien aún no nos conoce tenga un acceso rápido a la información total del producto”.
El ejecutivo hizo hincapié en que estas novedades significan una inversión de Sutter en el país. “Salimos a comprar envases, tapas y etiquetas nuevas. También hacemos más producción de los líquidos, lo que significa más horas de trabajo en fábrica. En definitiva, seguimos apostando a la Argentina”, sostuvo.
Portela mencionó que si bien la marca siente los efectos de la quietud del mercado, observa una recuperación debido a las distintas aperturas de comercios en distintos segmentos. “Mantuvimos el negocio activo, pero hubo una reconversión del mix de productos. Por ejemplo, vendimos menos ceras y pasamos a vender más alcohol para la desinfección de superficies”, ejemplificó.
El mundo cambió, pero Sutter supo adaptarse y ganar en los nuevos desafíos.