HACIA UNA GESTIÓN DE RESIDUOS ELECTRÓNICOS

Durante un encuentro se reclamó una ley que regule los RAEE, pero también una voluntad política de que se concrete al respecto.

Segura: “En la Ciudad se genera siete kilogramos de RAEE por habitante en el año”


La semana pasada se realizó el tercer encuentro del Ciclo de diálogos “Ambiente Metropolitano” dedicado a las estrategias y desafíos a la hora de gestionar los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) en perspectiva nacional. La organización estuvo a cargo de la Fundación Metropolitana, en conjunto con el Centro de Estudios Metropolitanos (CEM).
Distintos actores se juntaron a dialogar sobre los avances, iniciativas y problemáticas que existen respecto al tratamiento de este problema. Fueron parte del diálogo: la diputada Daniela Vila; la legisladora Cecilia Segura; Roberto Felicetti, responsable de la Cooperativa Reciclando Trabajo y Dignidad; Gustavo Protomastro, fundador y socio gerente del Grupo Ecogestionar); Pablo Mesa, coordinador académico del CEM; Matías Barroetaveña, director del CEM; y Gastón Urquiza, presidente de la Fundación Metropolitana. El debate se transmitió a través de YouTube.
Urquiza señaló: “Nos enorgullece seguir sosteniendo la bandera del ambientalismo y otros temas que nos convocan, no solo para la Región Metropolitana de Buenos Aires, sino también para la perspectiva nacional”. Mientras que Matías Barroetaveña manifestó: “Vemos que es un momento excepcional para plantear lo ambiental, lamentablemente porque vemos las consecuencias de las transformaciones en todos los fenómenos que se están acelerando a nivel global: inundaciones, sequías, bajante de los ríos, entre otros”. En esta línea, destacó que es una buena oportunidad para discutir estos temas, sobre los cuales se observa cada vez más interés.

Potencialidad
Ya en la ronda de exposiciones, Protomastro dijo: “La economía circular invita a crear una enorme cantidad de trabajo”. En este sentido, explicaba que cuando se pasa “casa por casa, oficina por oficina, industria por industria a juntar los residuos de aparatos electrónicos, se genera mucho trabajo en la logística, en el procesamiento, en la valorización y, a su vez, baja la contaminación”.
Para concluir expresó que la gestión de los RAEE es inclusiva, circular, sustentable y necesaria, haciendo referencia a una nueva generación de la economía verde.
Desde la perspectiva del cooperativismo, Roberto Felicetti comentó que desde hace doce años trabajan el tema de residuos electrónicos, concentrados y especializados en la temática. De este modo, expresó que “existe todo un movimiento de cooperativas que están queriendo participar, hay una gran potencialidad de desarrollo inclusivo para dar respuesta a todo un sector de trabajadores desocupados”. Por ello, enfatizó en que se requiere una ley que regule la gestión de los RAEE, pero también una voluntad política de que se concrete, sobre todo por las experiencias de los distintos proyectos de ley que se han ido presentando.
Luego, Segura introdujo los lineamientos generales del proyecto de RAEE presentado en la legislatura porteña y, señalando la urgencia del tema, contó que “en la Ciudad se genera siete kilogramos de RAEE por habitante en el año, esto es un total de 20.000 toneladas anuales, de las cuales se trata solamente el 4%”. La legisladora porteña expresó que “la mayoría de los RAEE va a los rellenos sanitarios, no existe una regulación a nivel nacional y tampoco en la Ciudad”. Si bien comentó que en la CABA existe la Ley 1.854 “Basura Cero”, que incorpora la obligación de separación y recolección diferenciada, en el último tiempo se redujo la eficiencia de recuperación y reciclado.
Por último, Vilar destacó la realización del “Foro Legislativo Ambiental”, en tanto dispositivo participativo inédito en la Cámara de Diputados, enmarcado en el Acuerdo de Escazú, el cual impulsa la participación de la ciudadanía en la discusión de políticas públicas en materia ambiental. A su vez, contó que en el Foro se trató la problemática de los RAEE con gran participación de diversos actores. De esta forma, la diputada finalizó su exposición destacando que “es necesario construir un paradigma donde la cultura del descarte ya no sea una opción”.